Zonas para Visitar

 

Monasterio de Sobrado dos Monxes

 

Historia del Monasterio

El Monasterio de Santa María de Sobrado dos Monxes (de los Monjes, en castellano) es uno de los principales monasterios de origen medieval de la provincia de A Coruña y de toda Galicia, aunque actualmente y tras las reformas de los siglos XVI al XVIII es uno de los principales monumentos de barroco gallego. Fue declarado Monumento Histórico Artístico de carácter nacional.

Se ubica en la comarca de Tierras de Mellide, en el municipio de mismo nombre: Sobrado dos Monxes

Breve historia del monasterio

Detalle de la Sala Capitular del Monasterio de Sobrado dos Monxes, A CoruñaEn el siglo X se fundó aquí un monasterio familiar dúplice por los condes de Présaras.

En el siglo XII, en tiempos de Alfonso VII el emperador que fue el verdadero paladín de la orden del Císter en terreno hispano, este pequeño cenobio se integra en la orden de los monjes blancos.

Mas tarde pasa a formar parte de la XXXX Congregación de Castilla y tras la desamortización de Mendizábal es abandonado aunque el habitual proceso de destrucción posterior fue evitado al ser comprado por cardenal Payá.

En la actualidad, el Monasterio de Santa María de Sobrado dos Monxes está habitado por monjes benedictinos

El Complejo Monacal

El Monasterio de Santa María de Sobrado dos Monxes conserva bien la iglesia y buena parte de las dependencias monacales: tres claustros, la sala capitular, el refectorio, cocina, sacristía, biblioteca, etc.

La iglesia

La iglesia del Monasterio de Sobrado dos Monxes, es, como ya dijimos, un fastuoso edificio del barroco (del siglo XVII), estilo que junto con el románico forman el principal binomio artístico y cultural de la comunidad gallega.

Se trata de un templo cuya planta tiene cruz latina. El cuerpo principal de la iglesia se articula mediante tres naves de distinta anchura (más estrechas las laterales).

El espacio del crucero se solucionó mediante una gran cúpula semiesférica. Los soportes de las arquerías que separan las naves son pilares cuadrados.

La espectacular fachada de esta iglesia es obra de Pedro de Monteagudo y en ella, además de la habitual intención de crear dinamismo y juegos de luces mediante relieves, se aprecia un peculiar anhelo de verticalidad. Tal efecto lo consigue el arquitecto mediante dos altas torres campanarios formados por un gran cuerpo de elevación prismático superado por tambor y capulín.

Estas torres dejan poco espacio central a la fachada propiamente dicha por lo que sus elementos arquitectónicos y decorativos necesariamente se ven obligados a la esbeltez.

Este espacio central de la fachada se divide en dos grandes cuerpos. En el primer cuerpo se halla la puerta adintelada y por encima una estatua de la Virgen de la Asunción en una hornacina rodeada de estructuras decorativas barrocas. Flanqueando estos elementos aparecen dos parejas de altísimas columnas corintias de fuste estriado.

El cuerpo superior tiene un ventanal también adintelado más un escudo rodeado de nuevos por columnas y frontón curvo.

Los Claustros 

El monasterio de Sobrado dos Monxes conserva nada menos que tres claustros: el de la Hospedería o de Peregrinos, el Procesional y, por último, el llamado Claustro Grande.

El claustro de la Hospedería, situado junto a la iglesia es de comienzos del siglo XVI, de austeras líneas herrerianas. Los arcos de las pandas son de medio punto. Por encima hay un piso con ventanas.

El claustro procesional (Reglar o de las Caras) fue el claustro original de la construcción cisterciense del siglo XIII aunque completamente rehecho en entre los siglos XVI y XVIII

Este claustro también se llama "de las Caras" por los medallones del piso superior que muestran rostros de distintos personajes: apóstoles, obispos, caballeros, etc.

Como es lógico, este claustro está comunicado con las pocas dependencias que todavía se conservan del monasterio medieval, como la sala capitular, el refectorio y la cocina, de los que nos ocuparemos luego.

Por último, el llamado Claustro Grande también se aborda en el siglo XVI y re remata en el XVIII.

Las dependencias medievales: sala capitular y cocina

Sala Capitular

La sala capitular se abre al claustro procesional o reglar. Desde éste claustro se accede a la sala por una estructura todavía románica y muy atrayente. El vano de la puerta se encuentra rodeado por un amplio conjunto de arquivoltas aboceladas de medio punto que caen sobre pilares rodeados por múltiples parejas de columnitas románicas. A ambos lados de la puerta se abren sendos ventanales de idéntica estructura.


Es obvio que tan espectacular conjunto de columnas servirían para recoger los nervios de la bóveda de crucería de las pandas del claustro, al modo hispano-languedociano. Aquellas bóvedas de crucería fueron reemplazadas por las actuales renacentistas.

Una vez dentro de la sala capitular, observamos el típico espacio ortogonal abovedado con cuatro soportes constituidos por ocho columnas unidas cuyos capiteles comunes rematan en cimacio ochavado.

Los nervios de las bóvedas, además de en estas columnas se apoyan sobre columnas acodilladas en las esquinas del cuadrado y en mensulones de los muros. 

Cocina

La cocina es otra de las interesantes dependencias medievales que se conservan del monasterio tras su integración en la Orden del Císter. Es un espacio abovedado -al estilo de una sala capitular- cuyos nervios son soportados por cuatro grandes pilares cilíndricos, a modo de columnas cuyos cimacios son ochavados. El espacio central de esta sala y rodeados por las columnas es la campana de la chimenea.

 

 

 

Conozca Santiago de Compostela, la capital de Galicia. Un lugar al que cada año acuden millones de personas procedentes de todo el mundo, muchas de ellas tras recorrer el Camino de Santiago. Su Centro Histórico ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Pero éste no es el único motivo. Descubra aquí las principales razones para visitar Santiago.

 

Meta final del Camino de Santiago. Hablar de la capital de Galicia es hablar del Camino, una milenaria ruta de peregrinación que surgió en el siglo IX y que unió desde entonces este lugar con el resto de Europa. Cada año miles y miles de peregrinos se lanzan, bien a pie, en bicicleta o incluso a caballo, a vivir esta experiencia en la que se mezclan aventura y espiritualidad, y cuya meta final es la Catedral de Santiago, una de las ciudades santas de la cristiandad. Es sin duda, un viaje inolvidable y diferente por España.

Donde la gastronomía es arte. En Santiago, la gastronomía es parte activa de la cultura de la ciudad. La oferta de restaurantes, tascas y mesones es espectacular, con precios adaptados a todos los bolsillos, y con el denominador común de la calidad. Aquí va a comer mucho y bien. Pruebe los productos de la tierra, especialmente el marisco, el pescado y la ternera. Sabores que le dejarán con ganas de repetir.

Su ambiente universitario. Divertida, alegre y jovial. El espíritu universitario de Santiago contagia alegría y vitalidad. Los 33.000 alumnos que cada año estudian en su Universidad dan a la ciudad este ambiente tan especial. Y, por supuesto, no se pierda la noche de Santiago, cuando los bares, pubs y discotecas abren sus puertas. La ciudad nunca duerme. Sus zonas de marcha son la mejor prueba, con numerosos locales y terrazas para un público de todo tipo.

Naturaleza. Arte y cultura, pero también naturaleza. Santiago cuenta con numerosos parques y jardines. El verde intenso lo llena todo, no sólo en su interior, sino también en sus alrededores, donde le esperan montes y bosques en los que abunda la vegetación. Escenarios ideales en los que practicar numerosos deportes, como el senderismo, la pesca o el golf.

Una incesante agenda cultural. Santiago es un destino cultural no sólo gracias a su patrimonio monumental, sino también a su impresionante actividad durante todo el año: música, conferencias, teatro, cine, conciertos, exposiciones, festivales… Ocio y arte están siempre presentes, además de en los museos de la ciudad, en muchos otros escenarios.

Su carácter festivo. Sienta el espíritu festivo de la capital de Galicia. Celebraciones populares en las que la tradición y el folclore juegan un papel esencial. La música, el colorido, la danza y los juegos ocupan las plazas y calles en las fechas más señaladas. Pero por encima de todo, sobresalen las Fiestas del Apóstol Santiago, en el mes de julio, declaradas de Interés Turístico Internacional.

Puerta a Galicia. Venga a Santiago y aproveche para descubrir Galicia, una región fascinante al norte de España donde va a desear volver. Aquí encontrará playas, bosques mágicos, curiosas tradiciones, pueblos con encanto… Las rutas y caminos a seguir son muchos y muy variados. Le invitamos a descubrirlos.

Cerrar


Consulta toda la información del destino en:
http://www.santiagoturismo.com/


 

IMPRESCINDIBLES


 

MAPA/LOCALIZACIÓN

 
Data CC-By-SA by OpenStreetMap
Data CC-By-SA by OpenStreetMap
 

 

SANTIAGO DE COMPOSTELA PARA TI

Un recorrido por Santiago

Santiago de Compostela es la meta final del Camino de Santiago y cuenta con un casco antiguo declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad.

Si algo destaca de esta ciudad milenaria es su impresionante conjunto monumental. Buena prueba de ello son los palacios, iglesias, callejas y plazas que hay en el centro histórico, una zona que no puede perderse.

Lo mejor es que, antes de llegar, planifique bien su estancia en la capital de Galicia. Vista ropa cómoda, hágase con un plano de la ciudad y no se olvide de la cámara de fotos. Esta es nuestra propuesta para pasar un agradable día en Santiago.

Una excelente manera de empezar la mañana es un buen paseo por las calles y plazas que forman el casco histórico. Se trata de una sucesión de vías estrechas, plazas y edificios de granito con siglos de historia, muchos de ellos de la época medieval. Entre todos ellos brilla con luz propia la Catedral, cuya majestuosa fachada se eleva sobre la plaza del Obradoiro. Tras visitar esta joya arquitectónica se puede participar, a las 12.00 horas, en la misa del peregrino. Durante esta celebración, el botafumeiro, un gigantesco incensario, sobrevuela por el techo del templo. Le aseguramos que ver de cerca este ritual es una experiencia memorable. Aproveche la ocasión para subir a las cubiertas de la Catedral y contemplar desde lo más alto toda la ciudad.

Antes de seguir la ruta, acuda a cualquiera de los bares y restaurantes, así podrá conocer la gastronomía de Galicia. Con el estómago lleno, una buena opción es pasar las primeras horas de la tarde en alguno de los muchos parques y jardines de Santiago. Le recomendamos que se acerque al céntrico parque de la Alameda, junto a la parte antigua de la ciudad, un espacio que nació en el siglo XIX y que, aún hoy, es un mirador privilegiado del casco viejo.

Tras un agradable paseo atravesando de nuevo el centro, va a llegar a Santo Domingo de Bonaval, otro hermoso parque situado en un antiguo cementerio en el que se respira tranquilidad.

Leer más


Te puede interesar

 

 

 


Las Islas Cíes , apodadas por Ptolomeo como las Islas de los Dioses, por Plino como las Siccas e identificadas por muchos como las míticas Casitérides de Herodoto donde fenicios y cartagineses se proveían de estaño, se encuentran situadas en el corazón de las Rías Baixas, en la provincia de Pontevedra, Galicia, en el Noroeste de España. Desde julio de 2002 forman parte, junto a los archipiélagos de Ons, Sálvora y Cortegada del Parque Nacional de las Islas Atlánticas que se extienden a lo largo de las Rías Baixas.